Un poco sobre mí:

Desde pequeño me encantaba curiosear el computador de una tía, los del colegio, incluso recuerdo a mi viejo Pentium 4 ya que le tocó saborear cuanta distribución de Linux me permitía instalarle.

Trabajando logré comprender que programar era todo un arte, es decir, utilizar una habilidad mental que es la abstracción de la realidad y trabajar con modelos que representen dicha realidad y hacer que tengan comportamientos específicos o deseados en un mundo digital. Así como entender su naturaleza cambiante, maleable e impredecible pero controlable.

Me apasiona la investigación y desarrollo, la arquitectura ágil o continua, SOA, Microservicios, QA en ágil y en general la ingeniería de software.